2_20090121_taverna_004.jpg

Con la máxima de “año nuevo vida nueva” por montera una no puede evitar echar la vista atrás y recordar tiempos mejores (y peores). Ahí están las viejas ambientaciones, los antiguos compañeros, los añorados directores de juego … pero destacando entre todo eso está la fantasía épica medieval. Quizá porque mi adolescencia se pasó entre libros de magia y manuales de campaña o porque mis mejores momentos como máster me los proporcionaron los elfos, enanos y demás, pero para mí no hay mejor modo de jugar que siendo fantástico medieval.

Que las ambientaciones futuristas están muy bien (larga vida a Star Wars), el psicoterror dismórfico siempre nos dará grandes alegrías (Ia! Ia! Cthulhu Fthagn!) y las partidillas de espías o buscadores de leyendas no dejan de tener su puntillo. Pero ¡oh! ese momento en el que el mago entona su cántico mientras mueve las manos de forma hipnótica, el guardabosques agudiza su vista para detectar el rastro oculto de un hipogrifo o el guerrero parte amigablemente un caballo por la mitad …

Así que en medio de la ensoñación surge una idea ¿por qué no volver a dirigir lo que más me gusta? Al fin y al cabo, siempre he pensado que contra más disfrute un máster creando las aventuras más disfrutarán sus jugadores viviéndolas.

Pero como todo viene por ese intento de renovación y buenos propósitos que nos da en enero, habría que buscar algo distinto. Empieza la búsqueda de EL JUEGO y surgen las reglas de obligado cumplimiento.

- que sea en castellano
- que sea sencillo y ágil
- que la ambientación no sea pesada ni repollo
- (y sobretodo) que me guste a mí que para eso soy el máster

Éste sí, éste no … anda, mira los chicos de Nosolorol lo han vuelto a hacer. Tienen justo lo que estoy buscando “El Reino de la Sombra”. Tiene buena pinta, sí señor, muy buena pinta … si mis aguerridos aventureros no tienen nada en contra ¡tenemos un ganador!

Espera, ¿d20?, ¿tú?, con lo d100 que has sido toda la vida … eso sí que no me lo esperaba … ¡eh! ¿qué le vamos a hacer?, si ya lo decía mi abuelo “Nunca digas de éste agua no beberé ni éste cura no es mi padre”.

Nos esperan nuevas tierras por explorar, nuevas razas que conocer, nuevas comidas con las que enfermar … pero sin olvidar a los viejos amigos (Melania & Manolo are back!!!!), a los pnjs añorados (mis niñoooooooooos), o los maravillosos tesoros (no os olvidéis de alimentar a Pichicho).

Resumiendo, una vuelta a los orígenes pero con un twist ;)

Luz en la oscuridad

Aviso_a_roleantes Creaciopjs Estrapo Senadoraleia johnnie_ripper darthagus Thylian