Montañas Kehalas

Kehalas.jpg

Al norte de Valsorth se elevan amenazantes las montañas Kehalas, un lugar frío e inhóspito, hogar en su día del rey Dios que asoló todo el continente con su reinado de la sombra. A pesar de los siglos pasados desde entonces, las montañas siguen considerándose malditas, y pocos son los que se aventuran en sus laderas cubiertas de nieves perennes, y menos son los que regresan con vida para contarlo. Entre sueños febriles, los que lo lograron hablan de seres no muertos que vagan por los valles helados y espíritus malignos que persiguen a los vivos atraídos por su sangre caliente.

CONOCIMIENTO GENERAL

Esta impresionante cordillera montañosa es el lugar más agreste de todo Valsorth. Entre cumbres de nieves eternas, acantilados y desfiladeros traicioneros, donde un paso en falso puede conducir a la muerte, ningún pueblo o ciudad se ha asentado aquí. Tan sólo clanes de orkos y titanes pueblan esta región, aunque las leyendas hablan de gigantescos devoraroca que vagan por los valles de hielo o de tropas de muertos vivientes que vagabundean por la región en busca del calor de los seres vivos.

Dargore

El templo de Dargore es la principal fortaleza de la región, el palacio que sirvió de guarida al Rey Dios y donde fue encerrado por los doce arcanos tras su derrota ante la alianza de elfos y humanos. Según las leyendas, Dargore es una estructura hexagonal de muros oscuros como la noche, que alberga un laberinto de salas y bastiones en su interior, y que rodean el torreón central en el que vivía el Rey Dios. Sin embargo, desde los días antiguos nadie se ha acercado a Dargore y ha vuelto con vida para contar cómo se encuentra ahora el palacio.

Fuertes humanos

Ante la cantidad de peligros que acechan en estas montañas, el Reino de Stumlad ordenó erigir una serie de puestos de vigilancia a lo largo de su margen sur. Se trata de simples torres de vigía con una pequeña dotación, cuya principal función es alertar de las incursiones orkas y vigilar que el mal no renazca en el interior de las montañas. Por desgracia, la falta de soldados y las críticas políticas en la capital sobre el despilfarro de recursos que es mantener estos fuertes, ha obligado a los caballeros a abandonar varios de los fuertes y reducir sus dotaciones a apenas unos pocos soldados y caballeros.

Otras peculiaridades

En las laderas más al sur de las montañas Kehalas se encuentra un antiguo complejo minero, las Minas de Numbar, abandonado desde que hace siglos los orkos invadieron la región. Estas minas, además de ser famosas y veneradas por ser donde Korth fue esclavizado, se cuenta que son un entramado de galerías y pozos con vetas de oro y plata, cuyas riquezas aguardan a aquellos con el valor de internarse en ellas.

También merece mencionarse las junglas de Slurk, en el extremo norte del continente. Situadas más allá de las montañas de nieves eternas, esta región selvática ha permanecido inexplorada, sin saber qué criaturas habitan entre su frondosa vegetación.

Montañas Kehalas

Luz en la oscuridad Aviso_a_roleantes Aviso_a_roleantes